CON EL AVITURISMO TODOS GANAN

El aviturismo es una mega industria que deja una derrama económica de más de $40,000 millones de dólares anualmente en los EUA ya que en ese país cuentan con más de 82 millones de observadores de aves.

México es un país rico en diversidad de aves ya que existen 1,096 especies de aves descritas, mientras que en el mundo hay poco más de 9,600 especies; consecuentemente la avifauna mexicana representa 11% de todas las aves del planeta.

Se considera que de las especies de aves mexicanas 111 especies son endémicas y algunos científicos estiman que son hasta 125 especies endémicas las que solo habitan dentro de nuestro país. El número tan alto de especies de aves endémicas de México es una verdadera joya ecoturística ya que muy pocos países tienen especies de aves endémicas. De hecho, de 195 países hay 110 países que no tienen una sola especie de ave endémica; otros 48 países tienen entre 1-9 especies de aves endémicas. Únicamente 15 países tienen más de 30 especies de aves endémicas y solo 7 de ellos cuentan con más de 100 especies de aves endémicas, entre ellos México.

Hay 25 estados mexicanos que tienen más especies de aves endémicas que cualquier país de Europa, otros 15 estados con más aves endémicas que cualquier país de África, excepto por Madagascar. Incluso, los tres estados más pequeños del país, Colima (48 sp.), Tlaxcala (12 sp.) y el D.F. (20 sp.) tienen más especies de aves endémicas que 160 países del mundo.

Mientras que el tesoro de Moctezuma no existe, el tesoro mexicano de aves silvestres sí existe y vale cientos de millones de dólares; y en este tesoro las joyas de la corona son las especies endémicas ya que solo habitan dentro de México. Para verlas es necesario que los avituristas viajen a nuestro país dejando una derrama económica enorme.

Con los pericos México no se queda atrás, existen 22 especies de pericos y guacamayas de las cuales hoy en día 7 son consideradas como endémicas, es decir, el 30% de los psitácidos mexicanos son endémicos.

La observación de aves es la mejor forma de aprovechamiento sustentable de nuestro tesoro nacional ya que existen millones de observadores de aves de los EUA, Canadá, Europa y Asia que viajan para ver aves silvestres. De hecho, México es el mayor receptor de turistas y ecoturistas estadounidenses del mundo. Actualmente nuestro país se encuentra entre los 10 primeros lugares en recepción de turistas del mundo. El turismo internacional ha estado creciendo tanto en la última década que México ya se encuentra en el octavo lugar del mundo.

La derrama económica por observación es mucho más redituable que la extracción y venta de aves. De hecho, en el 2006, la observación de aves dejó una derrama económica 54 veces mayor que la captura y venta de aves.

 

La observación de aves es además la forma más sustentable de aprovechamiento de especies silvestres. La observación de pericos y guacamayas ayuda a su conservación ya que al dejar una derrama económica a las comunidades locales, éstas realizan acciones de conservación del hábitat y de las mismas especies para mantenerlas y así seguir recibiendo ingresos por parte del aviturismo.

Con el aviturismo todos ganan, ganan las especies silvestres, ganan los hábitats y ecosistemas, y ganan diversos sectores de la sociedad directa o indirectamente al ofrecer servicios a los avituristas como transporte, hospedaje, alimentación, tours, materiales de observación e identificación, souvenirs, cobro de entradas a zonas de avistamiento, etc.

Existen muchos sitios en México en los que habitan pericos y guacamayas, y en los que se pueden encontrar compañías y organizaciones que ofrecen el servicio de tours de avistamiento de aves. Incluso hay lugares que se especializan en el avistamiento de pericos y guacamayas.

Nuestras organizaciones están ayudando a fomentar el aviturismo de pericos y guacamayas creando las guías de identificación de aves en los sitios, áreas naturales protegidas y zonas arqueológicas donde habitan estas especies. En conjunto con organizaciones, compañías e instituciones locales se trabaja para ofrecer tours de avistamiento junto con guías de identificación en estas zonas.

Todos pueden ayudar a salvar a los pericos y guacamayas de la extinción apoyando y participando en el aviturismo. Salir a observar aves en vida libre es la forma de conservación más sustentable y redituable.

CON EL AVITURISMO TODOS GANAN